martes, 5 de diciembre de 2017

GUIRNALDAS






.








Ya no recordaba cuántas vueltas había dado a las mismas calles. Por las mismas plazas, a los mismos jardines. Mejor dicho, ya no sabía cuántas. Mejor aún: pensaba que ya no sabía cuántas. Acababa de encontrarse con el placer de perder la cuenta. Más aún; hoy no quería aprender nada. Ni saber nada. Ni desear nada. Ni siquiera quería olvidar.
Y todo en el mismo día, en una horas, un rato. Una mezquina pizca de tiempo estelar. Una nada.
De pronto le pareció curioso pensar en que "nada", también era femenino. Como ella. Como las guirnaldas que colgaban del cielo negro aquella noche extraña. Había llovido y no le importó mojarse. Había sufrido y no le importó olvidarse. Había llorado y...no. No le importó nada reírse. 

Fue una sensación nueva aquella indiferencia, aquel letargo del miedo, aquel miedo aliado, sentado en alguna parte que le resultaba muy cómoda, de alguna forma inquieta, familiar. Ah!, sí...era como  cuando pintaba saliéndose de las líneas, como cuando pisaba los charcos delante de la risa de su madre; de cuando se coló con su hermana en la mansión abandonada y dejaron el mensaje escondido detrás de una de las piedras sueltas del muro del desván húmedo, iluminado por haces discontinuos que entraban como intrusos invitados entre las grietas de la madera desgarrada.

Y la satisfacción  de mirar por mirar, andar por andar, estar por estar, se fue haciendo crónica. Ya no había vuelta atrás. Tuvo esa sensación inconfundible de atravesar una puerta. Era un punto de inflexión. Un nudo marinero. Un portal a otra dimensión. Una colina que desaparecería al cruzarla. 

Volver por volver, o no. 

O quedarse otro tanto repartiendo suspiros a las estrellas de allá arriba, entre aquellos gatos mojados de allí abajo, todos sentados, mirándola sin verla. Que parecían también, de manera hilarante y mágica, estar por estar.














Edito el post para añadir la fotografia en color, como la hice. Igual os gusta más...Igual menos. Yo cuando busco una foto para poner, no busco la más bonita, sino la más bonita para mí...A lo mejor soy rara, pero ya lo dice una amiga...de cerca, todos somos raros.
Ya me diréis algo, espero:)

(Minimal, creo que ahora está en e formato acostumbrado;) Muchas gracias)












Un beso!!